Un marco incomparable, entre viñedos, es el lugar donde esta bodega familiar está situada.  La disposición disgregada de las edificaciones confiere al lugar un encanto especial,  trasladando al entorno una belleza singular.

     Situada en Roa, corazón de la Ribera del Duero,  la bodega cuenta con medios técnicos de última generación que aseguran una perfecta elaboración  y un cuidado de los vinos hasta el último detalle.